Entradas

Renaciment

Introducción Hasta llegar el siglo XVI las diferentes civilizaciones artísticas de Occidente se habían sucedido sin sobresalto. En siglo XV, Gótico y Renacimiento habían vivido uno al lado del otro, en buena forma. Pero, a partir de del siglo XVI, el arte occidental se dividirá en fuerzas contradictorias que esconden ideologías diferentes. Dos figuras vienen a encarnar las ideologías opuestas: Erasmo y Lutero, el humanista y el profeta, el conciliador y el revolucionario. Erasmo sueña con hacer entrar el Panteón en el Paraíso. No viendo sino lo que las cosas tienen de común, lo intenta todo por salvar la unidad espiritual de Europa. Lutero el hombre sediento de Dios, resucita del viejo fondo de la Edad Media la imagen del hombre débil, el hombre gimiente bajo el destino pecador que le impone un Dios terrible. Italia se encontraba dividida por estas dos fuerzas. Sobre una base intelectual en Roma y sensible en Venecia, Rafael y Tiziano definen las leyes del clasicismo, que subordin

El encuentro

Imagen
Habían pasado los tres días aciagos y terribles, los fuegos ya habían cesado, las lluvias habían ayudado a refrescar las veredas. Algún que otro temblor se hacía presente de vez en cuando a modo de réplicas continuas, pero ya no abrían grietas en los caminos y los refugiados de los sótanos comenzaban a salir afuera intentando averiguar como estaba todo. Habían algunos pájaros que se atrevian a volar a pesar de las humaredas y oscuridades. No se dejaban ver los animales pues estaban ocultos y permanecian algo asustados todavia. Tambien los hombres estaban ocultados en las cuevas de las montañas, como los setenta y tres supervivientes de esta historia. Por fín se dejaron de oír los tremendos ruidos que venían del exterior y decidieron aventurarse con salir. Estas cuevas de las montañas eran las únicas que resistieron los duros embates finales de los días trágicos pasados, peor suerte corrieron las grutas de los llanos, pues la mayor parte de elllas acabaron inundadas por las aguas suci

Lo nuevo

Imagen
No hay nada más? No hay nada nuevo? No hay cosas nuevas, solo nuevos cuerpos. Las formas, guardan lo que el espíritu és. Las formas engañan, sólo lo invisible és. Ilusión es el mundo, ilusión és lo que ves. Pasajero y mudable, el mundo nos engañó otra vez. No hay nada nuevo?

El silencio en la oración

Imagen
EL SILENCIO DE LA ORACION Se dice que los que rezan son unos pocos y que lo normal es vivir el día tal como nos viene, sin preguntarse apenas del porqué de las necesidades diarias. Se dice que la vida es una mezcla de circunstancias que nos han aparecido al azar y que a cada uno le ha tocado su suerte y que por lo tanto, tiene que apañarse con ella hasta el final. El pobre cómo tál y el rico en su abundancia. Se dice que si hubiese un Dios, no sucedería todo lo penoso que nos ocurre y sus resultados de dolor que conllevan y que por lo tanto, no habría enfermedades, ni guerras, ni dolor, porque a Dios se le supondría todo lo mejor. Pero si no existiese el dolor no habría experiencias y los instintos serian nuestros dueños y nuestras metas. Viviríamos como dioses y no nos faltaría de nada. Todos seríamos ricos, siempre y cuando fuésemos más fuertes que los enemigos. Tendríamos siempre la razón en todo y alcanzariamos algún día llegar hasta el Sol mismo. Se dicen tantas cosas y

Espíritu y forma

Imagen
Espiritu y forma Al observar la historia antigua de una de una manera general, parece ser que en ella, el ser humano ha venido desde muy lejano en el tiempo, aspirando siempre a una mejor y mayor situación de seguridad en su propio hábitat, en su próximo y cercano trozo de tierra. Además del terruño, con el que lo defendería hasta la muerte, además tiene una natural  necesidad y un  mayor bien, en la base instintiva de preservar a su especie, con aquel instinto común que todos los seres vivos tenemos. En esta actitud de crecer y de avanzar, la misma que nos ha puesto delante la Providencia en una búsqueda de lo mejor de nosotros mismos, nos hemos encaminado (en base a probarnos cada día),a superarnos y en esta actitud animal, junto a una “cierta y soñada inmortalidad”, nos ha conformado toda una experiencia, siempre hacia aquello y hacia donde nuestro ánima o espíritu nos ha reclamado como válido conformando nuestra cultura. Con las experiencias vividas y las tam